martes, 21 de julio de 2009

Daniela

Daniela estaba inquieta, caminaba de un extremo a otro de la habitación que Luis le había asignado, aun no sabia como se había metido en aquel lio, jamás pensó que el llamar al padre de Rossy a junta le iba a cambiar así la vida.
Aun recordaba la impresión que le había causado el ensayo de Rossy, la mezcla de sentimientos que expresaba la pequeña en relación a el cambio de su papi, y la nueva disciplina impuesta en su casa, cuando pensó que la alumna vivía infeliz, recordaba la cara de Rossy cuando le entrego el citatorio, con ojos acuosos y mirada resignada, por un momento incluso pensó en retirar el citatorio, temiendo meter a la pequeña en apuros, cuando se encamino a la puerta a pedirle el citatorio a Rossy, era demasiado tarde, su padre había llegado y para su asombro vio una escena que la extraño mas, Rossy en cuando a vio a su papi echo a correr a sus brazos, colgándose de su cuello y llenándolo a besos, y vio a Luis recibir a su nena con una sonrisa en los labios y un profundo amor paternal en la mirada, y así unidos en el abrazo se dirigieron hacia el coche y lo abordaron, en ese instante Daniela supo que Luis Cervantes no era mala persona, ni mucho menos mal padre, solo era, estricto y diferente. Al día siguiente la entrevista transcurrió de una manera extraña, Luis se presento y se veía preocupado por lo que ella pudiese hacer con el ensayo de Rossy, al final nunca supo como, pero el termino llevando las riendas de la conversación y ella sobre sus rodillas experimentando lo que es la disciplina.

De esa primera entrevista había pasado tiempo ya, Luis la había sacado de varios problemas, alguno mas fuerte que el otro, y ella había terminado pagando de manera dolorosa los favores recibidos, hasta ese ultimo donde puso en riesgo su estabilidad laboral y por lo tanto económica también, se había arriesgado mas de la cuenta, aunque Luis, una vez mas la había salvado con sus influencias, pero la había condicionado a vivir por un mes en su casa, “para vigilarte” le había dicho, fue el mes mas dolorosamente maravilloso en su aun corta existencia, conoció varias facetas de Luis, y no se dio cuenta cuando ni como sucedió, pero termino fascinada con el, se sorprendía deseando ser castigada por el, buscando y provocándolo cada día mas, y disfrutando ser castigada por El.

Ese día al llegar a casa estaba un poco triste, pues el mes había concluido, y ella no quería irse de esa casa, se había acoplado a Rossy, pero sobre todo a Luis, soñaba que el la dejara de ver como a una adolescente indisciplinada, quería que la viera como lo que era, una mujer, que si bien era muchos años menor que el, no por eso dejaba de ser una mujer hecha y derecha, y menos aun, no por eso dejaría de sentir una gran atracción por el. Solo que Luis parecía no darse cuenta de lo que causaba o mas bien fingía no darse cuenta, en su habitación para variar, Luis había dejado un bonito arreglo floral, ella tomo una de las rosas y pensó en como iba a extrañar lindos detalles como ese, se enojo con ella misma por ser tan tonta y arremetió contra el arreglo, tirándolo y maltratando las hermosas rosas, quedando viva solo la que había tomado y dejado sobre su almohada antes de su arrebato.

A los pocos minutos Luis llego a casa, venia de mal humor, ya que todo el día había estado ideando la forma de pedirle a Danny que se quedara mas tiempo en casa, pero no quería que ella se emocionara de mas, o mal interpretara, si bien admitía atracción hacia ella, aun no sabia que podía esperar de eso, Danny era una gran maestra y una excelente persona, pero estaba el problema de su edad y el lio que traería a la escuela, al ir hacia su habitación aun no sabia como lo sugeriría, avanzaba pensando en las múltiples posibilidades, cuando entro a la habitación, Danny dio un respingo, y abrió los ojos como platos, no lo esperaba a esa hora, tenia aun todas las rosas regadas por el suelo, sin mencionar el agua y el florero de cristal cortado hecho añicos.

- ¡Daniela! ¿Me puedes explicar que significa esto?
- ¡Tío! (porque así lo llamaba) llegaste temprano…
- No pregunte mi hora de llegada Daniela, estoy esperando tu respuesta
- Nada, solo que al empacar se cayo el florero, ya iba a limpiar todo
- ¿Esa es la vedad Daniela?
- No Tío, lo siento, es que la verdad no quiero marcharme, quiero quedarme aquí a tu lado y al de Rossy, ya no me seria fácil estar sola.
- ¿ y por eso rompes las cosas? Las rosas que con tanto cariño pongo a diario en tu habitación, y peor aun, te pones en riesgo de cortarte tus lindas manitas con esos vidrios, No Daniela, eso no me gusta nada y lo sabes, así que prepárate Niña, te quiero sobre la cama y con las braguitas abajo ya
- Pero, pero
- 5, 4,3…

Daniela obedeció con un suspiro, aun no sabia el porque el obedecer a aquel hombre la hacia tan feliz, los azotes le dolían, claro que le dolían, pero la sensación de entrega la dominaba, se acomodo boca abajo, con unas almohadas bajo el vientre, como bien sabia que le gustaba a Luis azotarla, cuando lo vio quitarse el cinturón, doblarlo por el medio y decirle:

- Daniela, bien sabes que no debes meter las manos cierto?
- Si Tío, lo se, pero es que me duele mucho
- Ya estas advertida, ¿o quieres que te espose de nuevo tus manitas?
- No, no creo que sea necesario
- Esta bien Danny, confiare en ti, pero a la primera que falles tu misma me traerás las esposas y me pedirás que te las ponga, ¿entendido?
- Si, Tío, entendido

Uno a uno fueron cayendo los cintarazos sobre las nalgas de Danny, la cual valientemente aguantaba el dolor, pero llegando a los 30 aproximadamente no pudo mas e involuntariamente metió las manos en un vano intento de autoprotección; Luis solo le dijo: Muy bien Daniela, ya sabes lo que tiene que hacer.

Danny sollozando fue a la habitación de Luis, saco de su lugar la cajita negra donde estaban las esposas y entregándoselas le pidió ponérselas para no volver a fallar durante el castigo, Luis las tomo, beso a Danny en la frente y le ordeno darse la vuelta, inmovilizo sus manos y delicadamente la volvió a poner en posición sobre la cama, donde durante un buen rato continuo con el castigo, entre uno de los azotes finales vio a la rosa sobreviviente sobre la cama, la tomo y poniéndola entre las manos de Danny sonrió al comprobar que tanto rosa como nalgas estaban de similar color.

-Danny pequeña, ¿te gustaría quedarte por tiempo indefinido en casa?
- Si Tío, eso es algo que me encantaría.
- Bienvenida a casa entonces preciosa, me encantara tenerte aquí
- Yo seré feliz viviendo con ustedes Luis

Y así la dejo durante unos minutos, con la hermosa rosa roja entre sus manos y sus nalgas enrojecidas haciendo juego.

rossy^L_C

3 comentarios:

alespankee dijo...

Rossy.. me encantó el relato... y el nombre de la protagonista :p

Pero tengo una duda... ¿qué fue lo que hizo daniela para que Luis le pidiera que se fuera a su casa?

*ROJO KING* dijo...

ajuaaaa!!!!!!
Rossy con doble ''ss'' saludotes!!!
Espero estes muuuuuy bien!

Anónimo dijo...

jejeje, pequeña rossy... que mente tan fertil la tuya, me gusto mucho.

BRAVISSIMO!!!

Severo.